22 de enero de 2014

Velocidad de crucero

Benzema cabecea el gol de la victoria del Madrid en Cornellà.

Nueva victoria. Ocho consecutivas (seis de seis en 2014). En esos encuentros, tres de Liga y otros tantos de Copa, el Real Madrid ha dejado su portería a cero. Un dato relevador de la mejora defensiva que ha experimentado el equipo desde el cambio de sistema. Ante el Celta apareció Diego López con una mano salvadora ante Charles; hoy, Casillas salva al Madrid del empate en las postrimerías del partido en un mano a mano frente a Córdoba. Todo funciona. El único pero del encuentro es la falta de acierto que evitó sellar el pase a semifinales. Cristiano, Bale, un gran Arbeloa. Muchas ocasiones desperdiciadas. Sin embargo, la imagen general es de notable alto. El conjunto de Ancelotti ha alcanzado un ritmo de juego, precisión y empaque en un momento clave de la temporada.

Pocas rotaciones. Aunque se esperaban más por el nulo respiro que dejan Liga y Copa estas próximas semanas, Ancelotti sólo reservó a Xabi Alonso y Carvajal respecto al once tipo, lo que indica una posible titularidad de Jesé ante el Granada. Incluso Nacho. La carga de partidos de Ramos y Pepe en los últimos dos meses puede ser un contratiempo, a pesar del gran nivel mostrado por ambos en este inicio de año. Por tanto, el técnico italiano volvió a hacer uso del 4-3-3 tras la brillante prueba en Sevilla. El resultado fue inmejorable: Di María hizo un trabajo bárbaro de interior. Se llevó todos los balones al choque del partido con una determinación sorprendente. Hasta colaboró en la salida de balón, arriesgando en varias acciones de dribling ante los delanteros del Espanyol. El equipo se sostenía gracias a la batuta de Illarra y la creatividad de Modric. Una vez más, partidazo del croata; de robos y transiciones ofensivas de Luka llegaron las mejores oportunidades del Madrid, como el disparo a la madera de Cristiano.

El gol estaba al caer. En una internada de Arbeloa por la derecha, su centro es rematado en semifallo por Bale y cabeceado finalmente por Benzema. Los aficionados al baloncesto, que viven en una espiral de felicidad permanente, le recomiendan a Karim que se guarde la cuchilla de afeitar hasta junio. Mirotic y Sergio Rodríguez dan fe de ello. Bromas aparte, el partido de Benzema es sobresaliente. Ayudó mucho en la presión sobre la salida del balón periquita. Su único pero es una jugada de dos contra uno en el segundo tiempo; pero los otros dos integrantes de la 'BBC' tampoco es que se prodiguen cuando tienen un balón franco en el área. El Madrid pudo golear y, a su vez, complicarse la vida en los últimos minutos. La buena salida de Casillas evitó males mayores. El portero de Móstoles, para sorpresa de muchos, parece haber mejorado su juego con el pie de manera notable, a tenor de lo visto esta temporada. No hubo tiempo para más. El Madrid, con pie y medio en semifinales, tiene ante si una nueva jornada de Liga propicia para colocarse segundo en la clasificación.

Espanyol 0-1 Real Madrid (Benzema)

Casillas (8); Arbeloa (7,5), Pepe (8), Sergio Ramos (7), Marcelo (6); Illarra (7,5), Modric (8), Di María (8); Bale (5), Benzema (8,5), Cristiano Ronaldo (6) || Xabi Alonso (6), Isco (5), Jesé (s.c)

Mejor jugador del partido: Benzema

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Me gustaría conocer vuestra opinión respecto al tema propuesto. Por favor, escribe correctamente, no estamos en un chat. Los mensajes que contengan spam serán suprimidos.